Salud emocional y el tratamiento contra la alopecia

By 12 julio, 2016Artículos
salud emocional

Tener alopecia es toda una aventura y un gran reto, que si no se vive con información, buena actitud y de la mano de profesionales, puede ser un fracaso. Lo bueno es que una vez en que encuentras a esos expertos que no te prometen “las perlas de la Virgen”, sino que hablan contigo de manera honesta, directa y que además cuentan con la mejor tecnología, ya tienes el 80 por ciento ganado.

Son muchos los factores que provocan la caída del cabello. Como seguro ya sabes, desde los factores hereditarios, hormonales, sobre todo en el caso de los hombres, la alimentación, los factores ambientales, y los emocionales, como con el estrés, son las cosas que hacen que causan pérdida del cabello.

El estrés es serio, produce que nuestro sistema inmunológico se debilite. Es ahí que comienzas a perder pelo. Seguro que te ha pasado, si es que no tienes un problema de alopecia declarado, que ante un periodo de estrés severo, comienzas a ver cómo tu cabello se cae, y cuando ya estás más tranquilo, se recupera naturalmente, al cabo de unos días.

Pero hablemos de lo bueno. Una vez que comiences tu tratamiento, verás los verdaderos cambios, desde el aspecto exterior y por supuesto, en tu salud emocional, pues comenzarás a sentirte acompañado, comprendido, seguro y segura de ti misma. Algo sucede en ti cuando sabes que llegaste con la persona que verdaderamente te puede ayudar, ¿a poco no? Ahí comienza el proceso de sanación.

Pero acá esas sensaciones concretas que podrás disfrutar una vez que comiences tu tratamiento:

  • Te sentirás con mayor autoestima, más seguro de ti mismo y más aceptado.
  • Te sabrás atractivo y deseable.
  • Te verás de tu edad. Nada de que parece que tienes 10 años más.

Recibir ayuda a es muy importante para salir adelante de cualquier enfermedad, pero cuando se trata de un tema de calvicie, un tratamiento adecuado literalmente cambia tu vida. Será poco a poco, pero realmente irás viendo cómo tu actitud mejora.

No es novedad que nuestro aspecto es sumamente importante para proporcionarnos seguridad y por lo tanto cumplir todos los objetivos que nos planteamos. No sólo es el cabello, una buena piel, un peso adecuado, mejoran la manera en la que interactúas con el mundo.

Lo que haces al exterior repercute en el interior. Algunos sabios dicen que cuando te sientes mal emocionalmente, lo mejor es trabajar desde afuera. Cuando cuidas tu cuerpo, estás diciéndote que te amas, y eso lo reflejas en todo lo que haces y con las personas que te rodean.