Radiación y calvicie

By 4 diciembre, 2014Artículos
Radiación y calvicie

Una consecuencia de los tratamientos mediante radiación es la pérdida de cabello. Pero, ¿sabías que eso solamente se da en ciertos casos? Lee esta nota para conocer las diferencias entre tratamientos, y cómo enfrentar los efectos secundarios.

¿Es lo mismo radiación y quimioterapia?

Ésta es la primera duda que debemos resolver. Ambos son tratamientos frecuentes contra el cáncer. Sin embargo, la quimioterapia es un procedimiento general, a base de medicamentos que destruyen las células que se dividen con rapidez, como las cancerosas. Estos pueden provocar que el cabello de todo el cuerpo se debilite o se caiga.

Por otra parte, la radiación o radioterapia puede usarse como complemento de la quimioterapia o como tratamiento único. Cuando se aplica en la cabeza y el cuello puede ocasionar pérdida de cabello en esa zona. Si se aplica en otra área, no produce caída alguna.

Este tratamiento contra el cáncer es uno de los más antiguos y su función principal es detener el crecimiento de los tumores. Como la aplicación de la radiación es controlada y localizada, los efectos adversos se observan en el sitio expuesto a la misma.

En ambos casos, si el tratamiento resulta exitoso y el cáncer desaparece, el cabello volverá a crecer, en la mayor parte de los casos.

¿Cómo es la caída del cabello por radiación?

Como la caída se presenta sólo en áreas específicas, donde tuvo lugar la radiación; el cabello volverá a crecer, aunque probablemente sea más fino o con una textura diferente. Si la dosis fue muy alta, es posible que no vuelva a crecer o se vuelva fino.

¿Y por quimioterapia?

No todas las quimioterapias provocan caída del cabello. Depende del tipo de fármaco, la dosis y la forma de administración. Ademas, la pérdida se da unas semanas después de empezar la medicación.

El cabello reaparece entre uno y tres meses luego de finalizar el tratamiento, y tarda de seis a 12 meses en volver a crecer por completo. Su textura, color y grosor puede ser distinto al que se tenía antes.

¿Qué hacer durante los tratamientos?

Para sobrellevar mejor la caída del cabello se sugiere cortarlo antes de iniciar el tratamiento. Esto ayuda a disminuir el efecto traumático de los mechones cayendo.
Cuando el paciente es un niño, es importante explicarle el porqué ocurre esta caída y las posibilidades de que su cabello sea diferente del original, cuando vuelva a crecer.

Mientras el cabello se está cayendo, se pueden utilizar gorras, pañuelos o mascadas. Si por tu estilo de vida no te imaginas sin cabello, puedes usar prótesis o pelucas. Recuerda acudir a Svenson para que un especialista en salud capilar te oriente sobre las posibilidades.
Utilice un shampoo suave y un cepillo que no favorezca la caída. Peinese con delicadeza y evite el uso del secador, tinte o rizador.
Cuando su cabello vuelva a crecer, es importante tener especial cuidado con el cabello, ya que en principio, será mucho más fino y puede dañarse más fácilmente. Si requiere utilizar tintes o productos químicos, consulte primero con su médico y el especialista en salud capilar.

Fuentes:
Servicio de Oncología Médica, Clínica Universitaria Puerta de Hierro (MADRID)
www.kidshealth.org
www.elmundo.es
www.cancer.net

This will close in 0 seconds

Agencia de Marketing DigitalOpiniones Svenson